Ohhhh… Nuestros hijos se han ido, ¿Y ahora qué?

without kidsTodas las personas hemos vivido diferentes circunstancias y etapas de la vida: Niñez, adolescencia, noviazgo, matrimonio, y familia.

Junto con mi esposa hicimos recorridos diferentes hasta la juventud, pero al conocernos y unirnos, decidimos que nuestras vidas fuesen por el mismo camino, con los mismos propósitos, planes, proyectos, y anhelos del corazón.

Han transcurrido treinta y un años de ese período, tuvimos dos hijos (una pareja), que a la velocidad del rayo crecieron, estudiaron, fueron profesionales, conocieron la persona desinada por Dios para cada uno de ellos, y así como sucedió con nosotros, también ellos decidieron partir de casa, dejar su nido, y asumir otra etapa para sus vidas.

En todo ese recorrido pudimos concluir que cuando llegaron nuestros hijos, no solo aprendimos a ser padres, sino que siéndolos, fuimos enseñados también a sentir lo que experimentaron nuestros viejos en aquellos tiempos en que no los entendimos.
Y nuestros hijos, Ahora no están!!!!, se han ido.

¡Oh Dios!; Que momentos tan distintos en el tiempo, en las emociones, y en el sentir de nuestro corazón.

En otrora animábamos a otras parejas que sentían que su nido pareciera que quedaba vacío, y les decíamos que no se entristecieran porque Dios les permitía vivir un nuevo estado de pareja, tal como habían empezado (los dos únicamente). Sonaba bonito porque no lo habíamos vivido; pero ahora lo que antes fueron palabras se ha convertido en una realidad para nosotros. Ahora si sabemos que se siente cuando se aman los hijos, los acompañamos en un período de su vida, y finalmente tenemos que acompañarlos al altar, y verlos partir de casa.

Al principio sentimos que nos lanzaban al vacío; pero Nuestro Dios nos había preparado para tal situación, y entendimos que la fe, es creer que eso sucederá tarde o temprano en cada hogar…. Para nosotros, había llegado la hora.

Cada uno hemos visto con los ojos de la fe: Que la hermosa persona de quien un día me enamoré, está ahí, juntos hemos batallado, hemos corrido la buena carrera, y estamos preparados para esta nueva y hermosa etapa, hasta la fecha que Dios ha previsto.
¡Nos sentimos gradecidos con Dios, porque se ha cumplido en nosotros su palabra “Crezcan y multiplíquense” (Génesis 1:28)!

¡Hemos cumplido el propósito divino, de disfrutar la bendición que Dios nos dio: Nuestros hijos (Salmo 127:3)!

¡Iniciamos un noviazgo, sin emociones ni necedades, sino con una visión de madurez!

¡Esperamos con expectativa y paciencia una llamada de nuestros hijos, y cuando eso se dá, nuestro corazón se llena de gozo (Gálatas 6:7)!

¡Esperamos que nos digan: ¿Qué van a hacer este fin de semana?, porque sabemos que traerán a nuestra nieta!

¡Hicimos muchas cosas en pareja, y ahora hacemos algo también hermoso: salimos a trotar juntos, y corremos carreras!

Espero en Cristo que este relato de nuestra vida, sirva:

– Para la proyección de tu vida ahora que eres joven novio, y soltero.
– Para una realidad de tu vida matrimonial.
– Para que la partida de los hijos no sea motivo de tristeza, sino de agradecimiento a Dios, por todo lo vivido.
– Para hacer nuevos proyectos de vida, sentarnos bajo la madurez y planear cosas nuevas que nos permitan recordar, esperar, descansar, y alabar al Señor de nuestras vidas.

Por: Jose Luis y Esperanza Anaya. 2015
Correo: joluanabu@gmail.com

¿Necesitas consejo? Escríbenos a almendrocolombia@gmail.com

Advertisements

One thought on “Ohhhh… Nuestros hijos se han ido, ¿Y ahora qué?

  1. Si los hijos se han ido, y los dos disfrutan, celebran de la mejor manera para los dos conversando y llegando a acuerdos que tomen en cuenta los deseos de ambos. si ambos quieren y hay un programa especial en la congregación pueden asistir o si tienen amigos o matrimonios también solo pueden unirse. Pueden hacer una reservación e ir y comer elegantes y románticos y conversando sobre lo maravilloso del regalo que es Cristo y la salvación que el nos otorga. Pueden sorprenderse con un regalo bien pensado y muy sorpresivo o pueden visitar al familiar o amigo, o miembro de la congregación mas pobre o sin trabajo y llevar un hermoso regalo. SI su cónyuge no desea celebrar, entonces, usted es libre para celebrar solo con amigos de la congregación u otros familiares. Respeto, amor, libertad para hacer lo correcto y comprensión.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s