Y entonces, ¿hablamos en lenguas o no?

hablar_en_lenguasUna de las controversias más acaloradas en medio de la teología evangélica es el hablar en lenguas. El relato de Hechos 2 ha llevado a sectores pentecostales a defender esta práctica ´a capa y espada´, no sólo como una posibilidad dentro del culto, sino como una obligada evidencia del bautismo del Espíritu Santo.

En la otra linea se encuentran principalmente doctrinas reformadas cesacionistas, quienes ven en el relato un hecho milagroso que debía quedar consignado en las Escrituras para dar testimonio a las nuevas generaciones. Como el episodio ya se sucedió; no es necesario que se repita, pues la única norma de fe y conducta es la Biblia.

Opiniones a favor y en contra vienen y van. Desde la glosolalia (1), argumento usado para desvirtuar la  legitimidad de las lenguas en la actualidad, hasta la naturaleza de las mismas. Algunos las ven como la posibilidad de “hablar en otros idiomas (humanos) para dar testimonio de Dios” de acuerdo al relato en Hechos 2, para otros es poder hablar el lenguaje de los ángeles; implícito en 1 Corintios 13; un idioma que nadie entiende y que sólo el Espíritu Santo pone en la boca del cristiano para ser edificado.

En cualquier caso, Pablo de Tarso se propone de alguna manera ´legislar´ sobre este asunto en 1 Corintios 14, para, según algunas hermenéuticas de sus palabras, traer orden durante el culto y las reuniones comunitarias.

Ante este tipo de diálogo divergente se pueden encontrar distintas clases de actores. Por un lado, quienes creen y defienden todo lo que se les enseña en la iglesia desde el púlpito. Por otro, algún tipo de ´estudiosos´ de las Escrituras que se entienden a sí mismos como los poseedores de la ´Sana Doctrina´ y que llevan por delante el dogma antes que el amor para instruir.

Ante este tipo de escenario, el Apóstol Pablo hace un comentario bastante interesante en 1 Corintios 3:1 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía”.

Allí claramente el autor se está refiriendo a la madurez espiritual. Él le escribe a la iglesia en Corinto y se lamenta, pues al parecer su intención era enseñarles cosas “profundas”, más allá de lo que ellos podían recibir. Eran unos ‘inmaduros’, unos ‘niños’.

Sin embargo, la razón por la que el autor los consideraba de esta manera es mucho más interesante aún. No se refiere a que ellos no tenían el suficiente conocimiento de las Escrituras, ni que no actuaban ‘políticamente correcto’ a la hora de celebrar el culto, ni a la ‘ Sana Doctrina’. Su frustración se encuentra en el siguiente versículo: “Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” 1 Corintios 3:3

Para el autor de la carta, el ser carnal está directamente relacionado con la actitud inmadura de disentir entre hermanos de una manera voraz e inmisericorde. En adelante, el escritor se propone ampliar su explicación y deja ver cómo algunos se dicen ser de Pablo, Apolos, u otros líderes, mas no de Cristo.

A la final la conclusión siempre es la mima: Jesús. Él es la base y el centro de toda hermenéutica, o por lo menos, debería serlo. Aunque muchos no lo hayan entendido y no lo quieran ver. Ciertos hermanos hacen lecturas paulinas de las Escrituras, otros, lecturas desde la ley, otros, desde los profetas. ¿Quién se atreverá a leer la Biblia con la óptica de Jesús?

Cuando entendemos que la verdad es una persona, Jesús (su vida, su discurso, sus acciones) – Juan 14:6 –  y no una serie de comentarios, conceptos o percepciones; estamos más cerca a ver la diferencia en nuestro hermano y amarlo, tolerarlo y dialogar con él.

Para concluir, quiero compartir un pensamiento del pastor César Soto, el cual hizo como un ‘booom´ en mi mente. Él dijo algo así como que más allá de la pertinencia de la práctica en nuestros días del hablar en lenguas, bien podríamos enfocarnos en un significado profundo de la misma en los tiempos de Jesús.

Cuando se analiza el contexto del Carpintero de Galilea, se puede ver cómo fue su ministerio frente a los necesitados, los ignorados, los “don nadie”. Y es muy interesante este aspecto porque el relato de Hechos 2 menciona en el versículo 7 cómo quienes estaban presenciando el milagro se preguntan entre sí, Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?.

Un interrogante pertinente, pues en los tiempos en los que ocurre este relato, nada bueno podía salir de Galilea. Era una población que vivía al margen de la sociedad; no eran reconocidos en ninguna ciencia o filosofía, no eran doctos o académicos; estaban a ‘años luz’ de la filosofía griega o de las lenguas romanas. No estaban en el panorama de los gobernadores o los ricos. ¡Eran ´don nadies´!

Y el milagro estaba ocurriendo, ellos les hablaban en su propio idioma, explicándoles sobre el Dios que les cambió la vida, que los restituyó, que los sanó.

Sin embargo, el verdadero milagro ocurre detrás del milagro. Aquellos que no son parte de ninguna sociedad, quienes jamás podrían cruzar palabra con el rey o emperador de turno, esos que vivían a la vera de la sociedad, ahora tenían un lenguaje propio. Uno que les permitía comunicarse con el verdadero Rey de los judíos; uno que les daba paso a las cámaras del Salvador del universo, un idioma que era sólo de ellos, que nadie entendía.

Los ‘nadie’, ahora hablan una nueva lengua, única y personal para comunicarse con su Creador. Nada les podrá arrebatar eso. Nunca.

Por: David Gaitan
Twitter / @dabycito

 

(1) Glosolalia. Definida como la acción de inventar y articular palabras sin sentido.

Advertisements

One thought on “Y entonces, ¿hablamos en lenguas o no?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s