Carta abierta a La Bestia: Él Resucitó | Manifestaciones durante la Pandemia

Domingo de Resurrección, 2020

Detestable Neoliberalismo:

Usted cree que se está saliendo con la suya porque estamos acorralados sin poder salir. Se imagina que sigue ganando porque, al menos en Colombia, los bancos pueden cobrar su porcentaje de robo legal a las mesadas de hambre que se han girado a quienes fueron seleccionados al azar. Se frota usted las manos al proyectar un futuro en el que las castas corruptas, las mismas que hicieron de la salud un comercio, podrían instaurar regímenes aún más autoritarios.

Pero, henos aquí
Encerrados y en resistencia
A puertas cerradas
Así como cuando hace 20 siglos, el domingo aquel en el que nuestro maestro se levantó de la tumba, se apareció entre nosotros venciendo el confinamiento del miedo
Y nos mostró sus heridas
Y su hambre.

Nos pidió algo de comer
Entonces, como ahora, solo teníamos un trozo de pan y un pedazo de pescado. Lo vimos cómo se devoró lo último que quedaba en la despensa
Se lo engulló con ganas
Con alegría
Con gratitud
Nos saludó con las palabras que usted aborrece
Nos dijo : “Paz a ustedes.”

Eso fue antes que usted apareciera en la historia
Usted es un bebé
Supremamente destructor
Pero usted conoce esa historia que le antecede
Por eso usted vive aterrado
Echa mano de la violencia, de la propaganda, de instrumentos que le restan contenido a la existencia humana. Usted instaura leyes cuyo cumplimiento cabal es la muerte.

Eso lo denunció uno de los nuestros en una carta que escribió un poco después de ese primer domingo en el que el bien y la vida removieron una piedra que impedía el triunfo sobre los aparatos de la muerte con los que usted hoy juega.

Usted no pudo con la vida
La crucifixión a la que nos condena no tiene colmillos
Su esclava, la muerte, no tiene aguijón
Y hoy usted ve su derrota.

Estamos confinados, pero seguimos solidarios.
Nos amamos entre nosotros; el arma que usted nunca ha podido resistir
No solo nos amamos
También celebramos
En su misma cara y mirándolo fijamente a los ojos le enrostramos la victoria que consiste en que la cautividad, es decir usted, fue hecha cautiva.

Con rebeldía,

La Comunidad del Resucitado

Autor: Alvin Góngora
Edición: David Gaitán

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s