No es culpa de los hijos, es que los provocamos a ira

Todavía están en mi mente las imágenes de las sonrisas que se dibujaban en la cara de los adultos que tenían hijos durante la predicación, cada vez que el pastor leía Efesios 6. “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”. Yo me iba de la reunión con cierta tranquilidad porque sabía que obedecer a los padres siempre es algo bueno y honroso, además no era del tipo que buscara sacarles canas a mis viejos; sin embargo, siempre me quedaba faltando algo en la ecuación. Continue reading

Advertisements

¿Jesús como Rey, como Señor o como Padre?

Desde hace varios años, ha llamado mi atención particularmente las referencias que se hacen desde los púlpitos a Jesús como Señor y Rey; incluso, como Señor de Señores y Rey de Reyes. Una imagen que se asocia con la soberanía y omnipotencia de Dios, quien desde el cielo tiene un plan para cada cosa que ocurre en el mundo, pues no se mueve la hoja de un árbol sin su voluntad.

Pasa el tiempo y quienes nos acercamos a las Escrituras para encontrar en ellas la imagen de Dios que nos quiso mostrar Jesús, nos percatamos que el Señor o Rey es justamente eso, una imagen que durante siglos los cristianos nos hemos construido desde los relatos bíblicos, principalmente Veterotestamentarios o escatológicos. Continue reading

Inmadurez espiritual: Cuando siendo hermanos, hablamos distintos idiomas

Las divisiones doctrinales en medio de cristianos se han convertido en el pan de cada día. Incluso, cuando se trata de diferencias de pensamiento o creencias entre expresiones de fe no católicas. Este no es un asunto nuevo, sino que data desde el mismo Siglo XVI, cuando se produjo la reforma protestante; pero lo lamentable, es que los debates son cada vez más acalorados y los argumentos están escalando hacia la violencia verbal e insultos. Mal. Continue reading

Si no crees igual que yo, eres un hijo del diablo

Una de las cosas que más me ha llamado la atención desde que abrí este espacio de reflexiones teológicas, es la aceptación de las mismas en medio de los diversos lectores que se acercan a él. No me puedo quejar, en general ha habido buenos comentarios, y los que no, expresan sus desacuerdos mayormente de manera respetuosa, aunque siempre hay una minoría que no actúa así, sino con violencia verbal.

Pero uno de los detalles más curiosos es que por lo general, cada vez que ingreso al blog, me percato que la sección “Declaración Doctrinal” es una de las que está en primer lugar de consulta. Y pues de alguna manera esta es una razón para estar agradecido,  ¡por algo existe dicha sección!; sin embargo, no deja de ser curioso por el mensaje que esto produce. Continue reading

Si tienes problemas, al parecer la iglesia no te va a ayudar

Si usted quiere aprender sobre paternidad, vaya a Profamilia o al Bienestar Familiar, si desea saber sobre cómo tener buena salud, vaya a su EPS [1], si busca conocimiento sobre el amor en pareja, vaya a una escuela matrimonial, si quiere dejar de ser pobre, aprenda de superación personal; a la iglesia no se va a eso, se va a conocer de Cristo. Fueron las palabras que escuché de un conocido y querido pastor. Continue reading

¿Dios tiene preferidos o íntimos?

La comunicación y el lenguaje son dos elementos humanos caprichosos y coquetos. Es como si tuvieran vida propia, pero en última instancia, obedecen a sus amos, quienes nos adueñamos de ellos y los utilizamos convenientemente a nuestro acomodo. Pero ellos hablan con sus propias palabras e ideas, aún si el autor quisiera expresar completamente lo contrario.

Así las palabras viajan y se transforman, hablan al oído de quien se ha dejado atrapar por ellas, pero dicen lo que quieren, incluso, repito, si esto contradice a quien las envió. Sin embargo, una vez en los oídos del receptor, suelen seguir cambiando, ajustando, exagerando, modificando, etc. Algún buen día le escuché decir a Antanas Mockus, citando al viejo filósofo, que los autores y oradores finalmente estamos en manos de los lectores y auditorio, no de lo que escribimos o decimos, sino de lo que ellos entienden. Continue reading

Yo no sirvo para multiniveles. Ni empresariales, ni eclesiásticos

Hace algunos meses atrás recibí la cálida llamada telefónica de un entrañable amigo de adolescencia y primera juventud. Se trataba de un compañero de vida escolar, de esos que suelen convertirse en algo así como un hermano, pues al compartir tanto tiempo juntos en medio de las matemáticas y la historia, los lazos se hacen fuertes en la cotidianidad.

Una vez la vida nos obligó a tomar cada uno un camino diferente, nos distanciamos poco a poco; pero eventualmente alguna vuelta del destino nos hacía coincidir en cierta calle o centro comercial. Así que los saludos eran efusivos y las pequeñas y profundas conversaciones tomaban protagonismo en medio de los escasos minutos que nuestras agendas nos permitían. Continue reading

Los verdaderos poderes del Diablo

Siempre que hay un acercamiento a temas bíblicos, lo primero que se debería considerar es lo que tradicionalmente se ha dicho de él, pues es desde ahí que la reflexión teológica se puede construir o deconstruir. Entonces, una vez entendida la posición de cierta corriente hermenéutica u organización, bien se puede aportar al conocimiento existente o por el contrario, se puede generar interrogantes a posturas clásicas, dando como resultado una interesante y enriquecedora conversación.

Particularmente tengo amplias raíces pentecostales y carismáticas, desde las cuales se han escrito un sinnúmero de publicaciones sobre demonología, diablogía, satanasía y demases; han respondido a preguntas como, ¿Quién es el diablo y sus demonios? ¿Cómo y dónde opera? ¿Cómo limpiar los aires espirituales? ¿Cómo realizar el mapeo espiritual? ¿Cómo realizar declaraciones y decretos en contra del reino de las tinieblas? ¿Cómo realizar una liberación eficaz? y algunos cuantos etcéteras más. Continue reading