Siete Palabras: Una madre no reconocida

Mujer, ahí tienes a tu hijo. […] Hijo, ahí tienes a tu madre

Una de las particularidades más curiosas de esta cita, es que Jesús no se refiere a María como madre, sino como mujer. Un detalle que no debería pasarse por alto cuando se observa el ministerio del carpintero galileo con detenimiento.

En cierto momento, el Maestro del camino estaba enseñando las Escrituras en algún lugar de Palestina. Entonces llegó María, según el relato del Evangelio, junto a sus hermanos y mandaron a llamar a Jesús. Cuando él recibió el mensaje, respondió que no tenía madre ni hermanos, sino que su madre y sus hermanos era hacer la voluntad del Padre. Continue reading

Redención | “There is a crack, a crack, in everything. That’s how the light gets in”

Leonard Cohen

“Hay una página en la historia del amor en la que la tinta nunca se seca.” Que sean estas palabras tomadas de una canción de Sting las que me permitan compartir un capítulo de mi historia. En caso de que alguno guste de adelantarse al final y contar los momentos de cierre de la película antes que uno la haya visto, he aquí el spoiler: estuve casado por varios años, construí una familia ejemplar, me divorcié hace mucho tiempo y aquí estoy. Solo. Redimido.

Los eventos

Soy de los que abrazó el evangelio de manera consciente y decidida en mis años universitarios, un poco hacia el final. Si bien provengo de una familia evangélica, siendo todavía un niño me distancié de la influencia paterna e hice todo lo posible para que se notara que yo no era cristiano. Fue así como llegué a la universidad. Continue reading

Conozco un hecho de abuso sexual infantil en mi iglesia, ¿Le aplico la gracia o la justicia? | Con Lugar a Dudas

Saludos apreciado David. Sigo de cerca su trabajo editorial y me identifico con algunas de sus posturas, las cuales me han ayudado personalmente y en el desarrollo de mi ministerio.

Como parte del grupo de apoyo pastoral en mi iglesia, continuamente recibo llamadas de algunos miembros de nuestra comunidad pidiendo consejo en ciertas áreas, nada fuera de lo común. Sin embargo, le escribo porque en esta oportunidad, una familia se contactó conmigo porque su hijo sufrió acoso y tocamientos de orden sexual por parte de otro joven de nuestra iglesia, quien pertenece al ministerio de alabanza. Según me comentaban ellos, esto habría ocurrido durante un congreso en el que participaron en el mes de Agosto de este año. Al parecer, hacia él solo fueron tocamientos insanos, pero tal vez no fue la única víctima de este comportamiento, sino que jóvenes que se quedaron en el cuarto de hotel con él, también. Sin embargo, nadie se ha atrevido a hablar.

Los papás piensan que este joven escogió muy bien a sus víctimas, personas tímidas que casi no hablan, no son muy activos en medio de las actividades de la iglesia. La verdad estoy en shock, no sé qué hacer, qué aconsejar. Creo que lo mejor que pude decir es que lo hablaran con el pastor, pero tengo una lucha en mi interior; ¿Se debe denunciar para proteger más jóvenes?, soy padre y esto en verdad me preocupa. ¿Se debe otorgar gracia y misericordia? No sé la verdad y me tiene muy confundido el asunto. El agresor tiene unos 25 a 28 años y las víctimas entre 13 y 17 años. Me gustaría saber mucho cuál es su opinión al respecto y que desde su experiencia, pudiera traer un poco de paz sobre esta agitación que traigo dentro. Muchas gracias.

Victor Urdaneta
Manizales – Colombia
Continue reading

Divorcio y nuevo matrimonio entre cristianos

De acuerdo a algunos estudios publicados por Religious Tolerance, los índices de divorcio entre parejas cristianas y no creyentes son muy parecidos en los Estados Unidos. Los practicantes de la fe bíblica se divorcian, y la tendencia va en aumento día a día. Frente a este fenómeno, tradicionalmente las iglesias evangélicas y católicas tienen la sentencia muy clara: pecado; sin embargo, la teología tiene algo más que decir.

Para poder tener un acercamiento divergente a este tema, deberíamos comenzar por tratar de comprender las implicaciones sociales del matrimonio en tiempos bíblicos. Uno de los comportamientos comunes en los que el cristianismo contemporáneo tiende a caer, es en aplicar conductas o leyes pensadas para ser efectivas en siglos antiguos, el día de hoy, lo que lleva a la praxis cristiana a un anacronismo que puede resultar incluso nocivo. Continue reading

Adiós

Esa noche fue la más feliz de mi vida. Nunca había experimentado tanta alegría, me sentí seguro y mis padres también.

Desde que ese forastero llegó al pueblo, todos tenían algo que ver con él. Recuerdo que nos encantaba reír con sus cuentos, eran graciosas las cosas que decía; pero en el fondo, dejaba ciertos pensamientos que hacían que todos evaluaran su caminar, incluso yo. Todavía recuerdo que a más de una persona se le escapaban lágrimas escuchándolo, recibiendo el cariño y respeto en cada discurso.

Aunque era una persona muy reconocida, siempre había posibilidad de acercarse. No estaba solo, habían muchos más que lo acompañaban; pero ese día, ¡Ese era mi momento!.
Lo supe cuando me miró y me llamó a mí y a otros niños que estábamos allí escuchando, dijo algo así como “vengan chicos, vamos a jugar un poco, tomar milo y acampar. Dios se trata de eso”. Yo soñaba con esa vida, quería caminar como sobre las nubes, siempre había pensado que la felicidad en verdad existía. Me imaginé esto, tal y como eran sus palabras; alegres, cariñosas, con humor. Pareciera que este momento nunca terminaría; era maravilloso. Continue reading

¿Y si Dios no nos guarda?

La bellísima declaración de confianza en Dios, con el pasar de los años se ha convertido en una muletilla evangélica más. “Que Dios nos guarde”, una oración que pronunciamos casi que automáticamente cuando escuchamos de alguna catástrofe o tragedia ocurrida a alguien más, cuando el mal o la desgracia toca a un ser querido, conocido, o incluso, extraño, pero que llega a nuestros oídos y nos estremece; no teniendo más a la mano, que un deseo legítimo de ser cuidados por el Señor, para que no nos ocurra algo parecido. Continue reading

No es culpa de los hijos, es que los provocamos a ira

Todavía están en mi mente las imágenes de las sonrisas que se dibujaban en la cara de los adultos que tenían hijos durante la predicación, cada vez que el pastor leía Efesios 6. “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”. Yo me iba de la reunión con cierta tranquilidad porque sabía que obedecer a los padres siempre es algo bueno y honroso, además no era del tipo que buscara sacarles canas a mis viejos; sin embargo, siempre me quedaba faltando algo en la ecuación. Continue reading

Si tienes problemas, al parecer la iglesia no te va a ayudar

Si usted quiere aprender sobre paternidad, vaya a Profamilia o al Bienestar Familiar, si desea saber sobre cómo tener buena salud, vaya a su EPS [1], si busca conocimiento sobre el amor en pareja, vaya a una escuela matrimonial, si quiere dejar de ser pobre, aprenda de superación personal; a la iglesia no se va a eso, se va a conocer de Cristo. Fueron las palabras que escuché de un conocido y querido pastor. Continue reading

Yo no sirvo para multiniveles. Ni empresariales, ni eclesiásticos

Hace algunos meses atrás recibí la cálida llamada telefónica de un entrañable amigo de adolescencia y primera juventud. Se trataba de un compañero de vida escolar, de esos que suelen convertirse en algo así como un hermano, pues al compartir tanto tiempo juntos en medio de las matemáticas y la historia, los lazos se hacen fuertes en la cotidianidad.

Una vez la vida nos obligó a tomar cada uno un camino diferente, nos distanciamos poco a poco; pero eventualmente alguna vuelta del destino nos hacía coincidir en cierta calle o centro comercial. Así que los saludos eran efusivos y las pequeñas y profundas conversaciones tomaban protagonismo en medio de los escasos minutos que nuestras agendas nos permitían. Continue reading

Mi relación está en peligro, pero mi pareja no quiere cambiar ni pedir ayuda

A diario me encuentro con historias de amor, algunas que se desarrollan saludablemente, pero otras que se encuentran viciadas, heridas, y al parecer sin esperanza. Son esas historias que pueden ocurrir a cualquiera, y que de hecho se presentan más frecuentemente de lo que se imagina.

Pero cuando una relación de pareja se desarrolla saludablemente, no se trata necesariamente que esta tenga ausencia de conflictos, desacuerdos o problemas; de hecho ninguna relación presenta estas características, pues de existir, habrá que prender las alarmas porque seguramente no es una relación saludable, sino una mentira. No. Más bien, se trata de personas que aprendieron a solucionar sus problemas y cerrar círculos. Continue reading