Hagámonos como niños

Los pequeños están en la agenda de Dios y por lo tanto, también debieran estarlo en las nuestras. Desde hace muchos años, las pastorales infantiles se han orientado a transmitir el mensaje doctrinal de las iglesias a los más pequeños, todo desde el principio, “si ganas al niño, tendrás al adulto”; una estrategia que como menos, cabe dentro de los programas de evangelización y discipulado. Continue reading

Advertisements

2018, año de la expansión

Desde la sede central de la Casa del Árbol de Almendro y del Ministerio Internacional Águilas de Salvación en New York, recibimos la invitación para que este nuevo año que inicia, lo convirtamos en un tiempo de expansión en todas las áreas de nuestra vida y ministerio. Se hace de esta, entonces, una hermosa oportunidad para poner las manos en el arado y esforzarnos en este nuevo periodo de vida que iniciamos.

Continue reading

¿Noche de Paz?

Uno de los temas que más ha ocupado las agendas de diálogo político y filosófico, es el de la paz. Durante muchos años, el ser humano ha intentado definirla, pero sobre todo, traerla a la práctica. Estos son en primera instancia muy buenos intentos que de alguna manera han logrado que los hombres y mujeres procuremos caminar en vía contraria a la violencia.

Al respecto, el pastor Colombiano Camilo Bedoya reflexiona sobre el entendimiento que comunitariamente se ha abrazado con respecto a la paz, habiéndose asumido esta como un cierto estado de calma y apaciguamiento. Entonces, la definición convencional mayormente aceptada, es la de la ausencia de guerra. Continue reading

La palabra ‘hereje’ es más peligrosa que el diablo

En recientes días, tratando de sostener una conversación con un joven entusiasta de la sana doctrina, encontré el punto final a mis intenciones cuando, ante un relato metafórico que utilicé para ilustrar mi argumento, él dijo: “no entendió el Evangelio”. Una frase llena de arrogancia, que por supuesto implícitamente declara que mi interlocutor sí lo entiende, pero que por debajo de la mesa evidencia la falta de conocimiento (y empatía) presente en alguien que ostente el entendimiento de la Buena Nueva. Continue reading

¿Y si Dios no nos guarda?

La bellísima declaración de confianza en Dios, con el pasar de los años se ha convertido en una muletilla evangélica más. “Que Dios nos guarde”, una oración que pronunciamos casi que automáticamente cuando escuchamos de alguna catástrofe o tragedia ocurrida a alguien más, cuando el mal o la desgracia toca a un ser querido, conocido, o incluso, extraño, pero que llega a nuestros oídos y nos estremece; no teniendo más a la mano, que un deseo legítimo de ser cuidados por el Señor, para que no nos ocurra algo parecido. Continue reading

No es culpa de los hijos, es que los provocamos a ira

Todavía están en mi mente las imágenes de las sonrisas que se dibujaban en la cara de los adultos que tenían hijos durante la predicación, cada vez que el pastor leía Efesios 6. “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”. Yo me iba de la reunión con cierta tranquilidad porque sabía que obedecer a los padres siempre es algo bueno y honroso, además no era del tipo que buscara sacarles canas a mis viejos; sin embargo, siempre me quedaba faltando algo en la ecuación. Continue reading

Inmadurez espiritual: Cuando siendo hermanos, hablamos distintos idiomas

Las divisiones doctrinales en medio de cristianos se han convertido en el pan de cada día. Incluso, cuando se trata de diferencias de pensamiento o creencias entre expresiones de fe no católicas. Este no es un asunto nuevo, sino que data desde el mismo Siglo XVI, cuando se produjo la reforma protestante; pero lo lamentable, es que los debates son cada vez más acalorados y los argumentos están escalando hacia la violencia verbal e insultos. Mal. Continue reading

Si no crees igual que yo, eres un hijo del diablo

Una de las cosas que más me ha llamado la atención desde que abrí este espacio de reflexiones teológicas, es la aceptación de las mismas en medio de los diversos lectores que se acercan a él. No me puedo quejar, en general ha habido buenos comentarios, y los que no, expresan sus desacuerdos mayormente de manera respetuosa, aunque siempre hay una minoría que no actúa así, sino con violencia verbal.

Pero uno de los detalles más curiosos es que por lo general, cada vez que ingreso al blog, me percato que la sección “Declaración Doctrinal” es una de las que está en primer lugar de consulta. Y pues de alguna manera esta es una razón para estar agradecido,  ¡por algo existe dicha sección!; sin embargo, no deja de ser curioso por el mensaje que esto produce. Continue reading

¿Dios tiene preferidos o íntimos?

La comunicación y el lenguaje son dos elementos humanos caprichosos y coquetos. Es como si tuvieran vida propia, pero en última instancia, obedecen a sus amos, quienes nos adueñamos de ellos y los utilizamos convenientemente a nuestro acomodo. Pero ellos hablan con sus propias palabras e ideas, aún si el autor quisiera expresar completamente lo contrario.

Así las palabras viajan y se transforman, hablan al oído de quien se ha dejado atrapar por ellas, pero dicen lo que quieren, incluso, repito, si esto contradice a quien las envió. Sin embargo, una vez en los oídos del receptor, suelen seguir cambiando, ajustando, exagerando, modificando, etc. Algún buen día le escuché decir a Antanas Mockus, citando al viejo filósofo, que los autores y oradores finalmente estamos en manos de los lectores y auditorio, no de lo que escribimos o decimos, sino de lo que ellos entienden. Continue reading